En redes sociales

TwitterLikedinFacebookGoogle+

miércoles, 21 de junio de 2017

5 dudas razonables sobre la marca personal 2.0

Tengo perfil en Linkedin, Twitter, Facebook, Google+ y Bebee. Hago un uso mayoritariamente profesional de estas redes sociales y además hace años que mantengo activo este humilde blog. Es cierto que en algunas redes mi presencia es bastante testimonial pero en otras soy bastante activo. Hace muchos años un reclutador contactó conmigo para iniciar un proceso de selección. Desde entonces he cambiado varias veces de empleo gracias a los portales típicos y a los anuncios que han publicado algunas consultorías de RRHH, pero no puedo decir que estos cambios se hayan producido por mi "reputación 2.0".

Esto me ha llevado a plantearme la utilidad real de las redes sociales para posicionar la marca personal a la hora de encontrar empleo y me ha planteado una serie de dudas:

  1. Si tan importante es la reputación online, ¿por qué la mayoría de directivos de las grandes empresas de este país no están presentes en las redes sociales?
  2. Si las redes sociales sirven para mostrar tu competencia profesional pero necesitas dedicarles horas, ¿cuándo trabajas? ¿no duermes, pasas de tu familia o no tienes trabajo?
  3. ¿Cómo se puede valorar a alguien profesionalmente por lo que cuelga en redes sociales? Puedes explicar que has dado una conferencia o participas en una negociación de convenio, pero ¿cómo de bien lo estás haciendo?
  4. Si prácticamente todo el mundo está presente en redes sociales, ¿cómo puedes diferenciarte de todos ellos? ¿siendo un bicho raro? ¿eso es positivo para encontrar empleo?
  5. ¿No hay un componente narcisista en la mayoría de nuestras aportaciones en las redes sociales? Si la humildad es una virtud, ¿qué sentido tiene pasarnos el día vendiendo lo buenos que somos a los demás?
En mi caso particular, la actividad en redes sociales me permite estar al día sobre informaciones que van surgiendo en mi ámbito laboral y me motiva a mantenerme activo en la búsqueda de información y en la autocrítica, pero suelo tener la sensación de que algunos creen que es más importante el envoltorio que el regalo y se centran tanto en el 2.0 que se olvidan que su sueldo se genera en el mundo 1.0, en el día a día. Ya he conocido gente muy mediocre profesionalmente con perfiles 2.0 realmente muy interesantes pero que yo no querría tener en mi compañía.

El problema no es tu equipo humano

Hace un tiempo, hablaba con un responsable de área, con una plantilla de aproximadamente unas 100 personas. Comentábamos anécdotas de la pl...